Indio en Olavarría a un año: de la “revancha” con la historia, al final no soñado

 

Sociedad 11 de marzo de 2018

El multitudinario evento buscaba dar vuelta la página a veinte años de la prohibición de los shows de “Los Redondos”. La fiesta del “pogo más grande del mundo” quedó opacada con un triste saldo de dos personas fallecidas, varios heridos, incidentes, desorganización y una localidad desbordada. Los ojos del país se posaron durante varios días en la Ciudad y desataron un verdadero “tsumani” político y judicial.  A 365 días de aquel recital, la investigación judicial solo tiene a los productores del espectáculo y uno de sus colaboradores como imputados, por el delito de “Estrago con dolo eventual”.

 


Por Sergio Di Pino/ Infoeme

Hace exactamente un año, Olavarría y Carlos  el “Indio” Solari  se reencontraban en un evento musical que había quedado trunco durante dos décadas. Propios y extraños definieron al megarecital,  anunciado para el 11 de marzo de 2017 en el predio “La Colmena”, como una “revancha” con la historia.  Una oportunidad impensada, que dejaría atrás aquella vieja prohibición de los shows de “Los Redondos” y permitiría dar vuelta la página para siempre.

 

Euforia,  miedos, incertidumbre, fanatismo, prejuicios o solo la ilusión mercantilista del “gran negocio” eran algunos de los sentimientos que dominaban el humor social los días previos, ante el inminente arribo de miles de seguidores de todo el país.

 

La multitud, que poco a poco ganó las calles y “copó” hasta los lugares más recónditos de la localidad, desplegó el ritual de una “misa” inconmensurable,  para dar verdadera dimensión a un  fenómeno social y cultural único en la Argentina,  al que muchos subestimaron.

 

Pero la fiesta del “pogo más grande del mundo” desbordó los endebles esquemas organizativos y de control previstos dentro y fuera del predio. Un triste saldo de dos personas fallecidas, varios heridos, miles de personas perdidas, saqueos, incidentes y una “jauría” mediática nacional que, salvo honrosas excepciones, montó el show de la indignación, dominaron la escena en las horas posteriores al recital.

 

“La situación se fue de las manos, no se esperaba tanta gente"  expresaba el intendente Ezequiel Galli en una conferencia de prensa transmitida en cadena nacional el domingo por la mañana, mientras un reducido número de violentos provocaba incidentes en inmediaciones a la Terminal y otros cientos de varados eran retirados en camiones y micros hasta fuera de la Ciudad.

 

Cuando las aguas calmaron y los rastrillajes  descartaron nuevas víctimas comenzó, como era de esperarse, el revuelo político y judicial.
 

En lo político, la oposición conformó una comisión especial para investigar responsabilidades y a fines de marzo de 2017 interpeló al intendente Ezequiel Galli.  Tras cinco horas de exposición, en las que el Jefe Comunal respondió más de 320 preguntas, el espacio legislativo continuó con la recolección de pruebas y testimonios hasta emitir, meses más tarde, dos dictámenes aprobados por unanimidad, que fueron remitidos al  Honorable Tribunal de Cuentas, donde aún permanecen en análisis.

 

El cimbronazo dentro del Gobierno local de Cambiemos primero le costó el puesto al Jefe de Gabinete y “padre político” de Ezequiel Galli, Jorge Larreche. Idas y vueltas, negociaciones, visitas de legisladores y funcionarios provinciales, fueron moneda corriente en los días posteriores.

 

En el mes de mayo de 2017 siguieron los cambios: se fueron el director de Habilitaciones, Gustavo Nelson Pistelli,  el subsecretario de Comunicación, Emilio Moriones y el subsecretario de Desarrollo Económico, César Cortina.

 

En el plano judicial, las primeras actuaciones de la investigación, llevadas a cabo por la fiscal Susana Alonso, incluyeron los testimonios al Indio Solari, el intendente Ezequiel Galli y una imputación preliminar a los hermanos tandilenses Marcos y Matías Peuscovich – productores del show-.

 

Tiempo más tarde, la causa pasó a Delitos Especiales de Azul, a cargo del fiscal David Carballo. El agente judicial  amplió la instrucción y luego de varios meses de pericias y recolección de pruebas indagó y decidió imputar – días tras- únicamente a los productores del espectáculo y a uno de sus colaboradores, Gustavo Zurita, por el delito de “Estrago con dolo eventual agravado por haber causado la muerte de dos personas y por haber puesto en peligro de muerte a otra”. El Juez de Garantías, Carlos Villamarín, negó un pedido de detención presentado por Fiscalía y los acusados seguirán procesados en libertad.

 

 Hoy, mientras el Indio Solari se debate entre el retiro  o no de los escenarios,  la Justicia transita el primer tramo de un largo camino y la política trata de olvidar el “mal trago” , se cumple un año de un evento que terminó como nadie lo hubiese soñado.

Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Temas del Momento

El paro general no pudo frenar los nuevos tarifazos: desde hoy aumenta otra vez la luz

 

El gobierno de la provincia de Buenos Aires autorizó una nueva actualización del servicio eléctrico. En tanto, desde octubre regirá un nuevo aumento de gas.

Policiales
 
 
Deportes
 
 
Municipales
 
 
Sociedad
 
 
Politica
 
 
Espectaculos
 
 
Tecnologia
 
 
Cultura
 
 
Actualidad
 
 
Musica
 
 
Historia
 
 
Opinion
 
 
Economia
 
 
Cine
 
 
Politica internacional
 
 
Internacional
 
 
Espacio literario
 
 
Noticias Breves
 
 
Radio
 
 
Salud
 
 
Entrevistas
 
 
Panorama Informativo
 
 
politica/deportes
 
 
Tiempo
 
Temas del Momento
 
 
Efemerides
 
 
Television
 
 
Ecologia
 
 
Aniversario
 
Editorial
 
Conflicto
 
Judiciales