Sin margen para la ilusión: Guido Pella perdió ante Rafael Nadal, que se impuso en tres sets
 

Deportes 2 de junio de 2018

Va un rato de partido, nomás. Guido Pella está haciendo un curso de atletismo: corre de una punta a la otra de la pista, mueve los brazos de lado a lado, sobre todo el izquierdo, el hábil. Es un intruso en casa ajena: Rafael Nadal es el dueño de Roland Garros . Lo que está ocurriendo, eso de estar jugando en la Suzanne Lenglen, a metros de la cancha central, es simplemente una formalidad: el español es el encargado de toda la tierra del complejo. El unipersonal va 6-2 y 1-0, cuando el bahiense, zurdo como el español, pero que juega en otra categoría, lanza una bola, que toca en la red y se sostiene una milésima de segundo en el aire.
 


Como en Match Point, la brillante película de Woody Allen, el suspenso dura un segundo en la realidad y un siglo en la imaginación. La pelota cae., de este lado del camino. Nadal es tan grande, que hasta a los astros tiene de su lado. Se sube al marcador rápidamente: 2-0. Allí es cuando Pella se da vuelta, mira al cielo, a la tribuna trasera y lanza un genuino: "Tengo ganas de irme a la mierda". Lo repite, con un preámbulo: "Te lo juro., tengo ganas de irme a la mierda".
Pero se queda, hace lo que puede con las pelotas pesadas, con las pelotas punzantes, con ese revés paralelo que es parte de la antología. Rafa no es un adversario: es el rey. Y Pella corre, corre todo lo que puede y, por momentos, se estabiliza con un digno servicio y pelotas bajas y con efecto que a Rafa, verdaderamente, le hacen cosquillas. Tira un globo delicioso, en un momento. Pero no hay caso, el encuentro dura dos horas y tres minutos y termina 6-2, 6-1 y 6-1. Pella se despide entre aplausos del público y, sobre todo, de Nadal. Que frena todo lo que está haciendo: cambiarse la remera, guardar las raquetas, tomar un poco de líquido, para aplaudirlo de pie. Esa es la mejor recompensa, por más que Pella, ahora mismo, sienta que nada tiene sentido. Se va con los ojos clavados en la arena, transpirado, herido. El tenis, a veces, puede ser un martirio.
 

Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Sociedad

Impactos de la crisis": Despidos y suspensiones en los primeros 7 meses de 2018

 

Los despidos y suspensiones en julio y durante 2018
En el mes de julio, los despidos y suspensiones ascienden a 6.588 casos, más que duplicando los del mismo mes del año anterior, que sumaron 3.129 casos. El dinamismo se percibe en los dos sectores de actividad con más despidos y suspensiones: industria y servicios.

 

Policiales
 
 
Deportes
 
 
Municipales
 
 
Sociedad
 
 
Politica
 
 
Espectaculos
 
 
Tecnologia
 
 
Cultura
 
 
Actualidad
 
 
Musica
 
 
Historia
 
 
Opinion
 
 
Economia
 
 
Cine
 
 
Politica internacional
 
 
Internacional
 
 
Espacio literario
 
 
Noticias Breves
 
 
Radio
 
 
Salud
 
 
Entrevistas
 
 
Panorama Informativo
 
 
politica/deportes
 
 
Tiempo
 
Temas del Momento
 
 
Efemerides
 
 
Television
 
Ecologia
 
 
Aniversario
 
La Brujula al Oeste - Invierno 2018