El dueño de Arcor dice que no va a reestructurar su deuda, pese a las pérdidas multimillonarias

Economia 14 de noviembre de 2018

Lo hizo en referencia a una nota de LPO que reveló que la empresa debe 13.000 millones y tuvo pérdidas por 6.500 millones.


La multinacional argentina Arcor afirmó en un comunicado que no está entre sus planes reestructurar su abultada deuda en dólares que luego de la devaluación pasó de los 2.000 millones de pesos que promediaba en el 2017 a 13.000 millones de pesos. Se suma a esto una pérdida en lo que va del año que supera los 6.500 millones, lo que llevó a operadores del mercado a concluir que la reestructuración era el camino más probable.

Esta delicada situación financiera de una de las empresas emblemáticas del país, fue revelada este lunes en exclusiva por LPO, en base a la información que surge de los propios balances de la compañía. 

De acuerdo a sus estados financieros al 30 de septiembre de este año, la firma registraba una pérdida de $6.247 millones, cuando doce meses atrás mantenía una ganancia superior a los $1.000 millones.

La noticia, como era esperable y reconoce la propia compañía en su texto, tuvo una amplia repercusión. En el comunicado emitido, Arcor asegura que "no se encuentra en ningún proceso de reestructuración de sus pasivos, ya que cuenta con una sólida posición financiera". Sin embargo, de los propios estados contables de la compañía surge que su deuda en pesos creció un 563%, porque evidentemente no se cubrió ante la devaluación. 

Para tener una idea de la delicada situación que atraviesa, el año que viene enfrentará vencimientos de deuda por unos 40 millones de dólares y su patrimonio neto al 30 de septiembre era de apenas 199 millones de dólares.
No es la opinión mayoritaria del mercado, que ve en la empresa de Luis Pagani una situación de fragilidad financiera similar a la que sufren otras alimenticias de gran tamaño, como Molinos Cañuelas. 

"Tienen un volumen muy alto de Obligaciones Negociables (ON) en dólares. Normalmente las empresas las van renovando, pero como se cerró el mercado de capitales en dólares y el financiamiento en pesos tiene tasas inviables, no tienen otra salida que ir hacia una reestructuración. Es un default elegante, pero no tienen otra alternativa. Claramente vendiendo galletitas no podés cubrir un agujero de $6.200 millones", comentó a LPO el analista de mercados Francisco Uriburu. 

Como muchas otras empresas del sector, Arcor se vio perjudicada por la caída de las ventas de los artículos de consumo masivo, que intensifica el traslado a segundas y terceras marcas. 

Pagani respaldó activamente la candidatura presidencial de Macri, pero ya bien adentrado el gobierno empezó a rever su entusiasmo. "No hay plan económico", dijo en mayo y agregó "hubo un diagnóstico equivocado desde el inicio de la gestión", para completar su reflexión con una autocrítica: "Si hablamos del empresariado en general, somos parte de este fracaso. En un empresario argentino normalmente prima más la renta que el riesgo".
 
 

Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Economia

Miércoles negro: con dólar a $44,90 y riesgo país récord (945 puntos), asumen los mercados el riesgo de un default

 

A un año de que el JP Morgan decidiera retirar US$800 millones de los activos argentinos para dolarizar su cartera, provocando el comienzo de una corrida cambiaria cuyas repercusiones se extienden hasta la fecha, la delicada situación económica y financiera de la Argentina empeora empujada por varios elementos: la crisis de confianza de los mercados a la capacidad del Gobierno nacional, la incertidumbre política que amenaza la continuidad de Cambiemos y una inflación rebelde, alta y constante.

Politica
 
 
Municipales
 
 
Policiales
 
 
Deportes
 
 
Cultura