Para el ministro Rogelio Frigerio el CONICET «no es prioritario»: «Hay que discutir qué cosas no son prioritarias para el país»

Politica 10 de mayo de 2019

La situación de fuerte ajuste y desfinanciación al que viene siendo sometido el CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) bajo la gestión de Cambiemos quedó en evidencia de la forma más insólita, cuando en un programa de juegos que se emite por Telefé, «Quién quiere ser millonario», una científica argentina que se encuentra investigando nuevas terapias contra el cáncer, se presentó con el objetivo de conseguir fondos para sus investigaciones, obteniendo $500.000 para las mismas. Consultado sobre la cuestión, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, no lo consideró algo prioritario y hasta pidió «discutir qué cosas no son prioritarias para el país».


“Soy científica. Dirijo un grupo de investigación en el CONICET, soy de la Universidad de San Martín y en este momento estamos trabajando en las nuevas terapias para el cáncer. Y en realidad, vinimos acá porque si recaudamos algo, va a ser para el grupo de investigación. Estamos complicados con el tema presupuestario en ciencia y tecnología y tengo compromisos con mis becarios y les tengo que proveer lo que ellos necesitan para trabajar», explicó la participante, Marina Simian, en su presentación, frente a un travestido Santiago Del Moro, que pasó de apoyar al actual gobierno a solidarizarse con la científica.
El ministro Rogelio Frigerio fue consultado en Radio Metro sobre la problemática y respondió: “Cuando uno discute prioridades también tiene que discutir qué cosas no son prioritarias para el país, porque nosotros tenemos que hacer un esfuerzo para dejar de vivir de prestado”.

En una carta firmada por científicos del CONICET de diciembre de 2018, se manifestaba: “En estos tres años el Conicet ha sufrido un profundo y sostenido deterioro de los salarios de sus trabajadores y de los estipendios de sus becarios, muchos de los cuales viven con remuneraciones que se sitúan por debajo de la actual línea de pobreza. Los fondos para funcionamiento, infraestructura y financiación de la investigación y sus tareas subsidiarias han disminuido drásticamente año a año en valores reales pero también incluso en forma nominal, frente a un complejo proceso inflacionario y devaluatorio que ha minado nuestra capacidad de promover la producción científica, el desarrollo tecnológico y la innovación de los procesos productivos». 
“Creo que es una buena discusión que nos debemos los argentinos: saber en qué cosas tenemos que invertir, debatir qué cosas dejan de ser prioridad», insistió Frigerio y sostuvo la importancia de un ajuste en el que solo se debe “gastar lo que ingresa”.

Cuando se lo consultó sobre si el desarrollo de la ciencia y la tecnología no era algo prioritario, Frigerio propuso discutir sobre los «10 puntos» del acuerdo que el Gobierno presentó a la oposición, el que no menciona ni la ciencia, ni la industria, ni el trabajo, pero sí pone su énfasis en asegurar el pago de la deuda externa, la reforma laboral y la reforma jubilatoria, todos reclamos del poder financiero internacional. Para este poder económico supranacional y parasitario, el desarrollo industrial, tecnológico y científico en nuestro país evidentemente es algo a prescindir.

Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Editorial

FICCIONES

 

El gobierno de Mauricio Macri ha desarrollado una gran aptitud para narrar ficciones: los hechos son los que ellos deciden que sean. 

Politica
 
 
Municipales
 
 
Policiales
 
 
Deportes
 
 
Cultura