Deportes
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Christian Bragarnik, de acomodar cajones en un súper chino a "dueño" del fútbol argentino

El dedo anular de su mano izquierda brilla. En tres palabras se define. Será el resumen de una hora de entrevista. No pasa nada. Y es inevitable que el mensaje del anillo remita al anillo más famoso de la historia del fútbol argentino. Que aquel “No todo pasa” de Julio Grondona se una al “No pasa nada” que decidió grabarse Christian Bragarnik. Aunque para esto, como para todo, el representante que tiene bajo la suela la pelota del fútbol argentino, tendrá su explicación. “¿Querés que te diga la verdad? Algo tendrá que ver el anillo de Grondona, obviamente. Para mí siempre fue un referente, una persona que admiraba mucho y que ha hecho cosas importantes en la historia del fútbol argentino. Pero la frase viene de una canción de cancha que se cantaba cuando Defensa y Justicia todavía estaba en el ascenso. Era algo así: 'Nooo, pasa nada/ siempre estuvimos en las buenas y en las malas'. Es por eso. Aunque lo de Grondona algo tiene que ver, claro”.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Solari planta su bandera en territorio Simeone

Hace no tanto que el Real Madrid estaba muerto, enterrado, velado y olvidado. Una mala primera mitad de temporada le dejó sin su entrenador, a diez puntos del liderato en La Liga, y siendo objeto de la crítica unánime por parte del mundo del fútbol. Realmente las merecía. Sin embargo, no es menos cierto que a este Real Madrid nunca se le puede dar por muerto. Lo ha demostrado durante toda su historia, pero especialmente en los últimos años, donde ha ganado cuatro de las últimas cinco Champions bajo un guión similar: perdido hasta Navidades, imparable desde entonces. Aun así, los hay por miles que año tras año cometen la misma imprudencia. Y esta semana, el Real Madrid ha respondido a todos ellos: el líder Barcelona no pudo doblegarlo en el Camp Nou en Copa, y tres días después el Atlético hincó la rodilla en el Metropolitano, viendo así cómo le arrebataba la segunda plaza en La Liga. Nunca se le puede dar por muerto.